lunes, 3 de octubre de 2011

this is the church of balenciaga


un jueves por la mañana, el mundo de la moda se revoluciona vía twitter. están todos en el mismo lugar, el desfile de balenciaga, y todos twittean atónitos que los bancos en los que se les había asignado sentarse se están rompiendo y cayendo al suelo. no hay heridos; todos se ponen en pie, como en una iglesia, suena la música y empieza el desfile.

es increíble lo que una buena puesta en escena puede hacer por una colección; nicolas ghesquière tiene el know how. mientras las modelos desfilan por la pasarela, una oleada de estilistas, editoras, fotógrafos y personalidades se mantienen de pie aguantando sus maravillosos-pero-dolorosos tacones, y lo hacen por él. la dura vida del profesional de la moda...




pero algo es seguro, y es que ghesquière lo merece, y nunca decepciona. lo que vieron los asistentes fue una genial reinterpretación de los archivos de la maison, que transformaban los clásicos del maestro balenciaga en nuevos éxitos cortesía de ghesquière.

se explotó la clásica forma coccoon, firma de la casa, en chaquetas, blusas, vestidos... la silueta se ensalzaba con hombros y espaldas anchas y prominentes y unos cortísimos pantalones de cintura alta que ya se han convertido en fruto de mi devoción. la riqueza de texturas era impresionante; desde las chaquetas de seda en brillantes colores metalizados hasta los vestidos largos cuya falda consistía en miles de finas tiras de un material para mi desconocido pero brillante en colores neón, rematados con plumas.

esta se convertía, así, en una de las mejores colecciones que se han visto en parís hasta ahora. la manera que tiene ghesquière de reinventar un archivo tan rico como el de balenciaga y hacer de él algo moderno y transgresor demuestra el increíble talento del diseñador. una vez más, se asegura el éxito en las tiendas, en las revistas y en la calle.

viéndolo así, debió merecer la pena estar de pie para verlo... ¿no? :)


No hay comentarios: