lunes, 4 de abril de 2011

champagne at ten a.m.

"valentino viaja en jet privado con sus siete perros, de la misma raza y bautizados con nombres que empiezan por m.

sea de noche o de día, karl lagerfeld no se quita las gafas de sol en público y, cumplidos los sesenta, decidió aparcar su abanico y adelgazar para embutirse en los trajes de hedi slimane, pensados para anatomías adolescentes.

martin margiela no se dejó fotografiar ni una sola vez en sus más de 20 años de carrera; jamás se le vio el rostro o concedió una entrevista.

christian dior era supersticioso hasta la manía y no daba un paso sin consultar a su vidente.

como él, coco chanel odiaba la soledad, y todas las noches cruzaba la calle para dormir en el hotel ritz en lugar de en su apartamento.

a los 45 años, tom ford ya le había encargado al arquitecto tadao ando la construcción de un mausoleo en su rancho de santa fe (nuevo méxico) para su descanso eterno, junto a su pareja y sus mascotas."



gran artículo en el suplemento dominical del periódico el país sobre las grandes estrellas del diseño (actual y no tanto) y sus extravagancias.

en un momento en el que la industria de la moda se está consolidando como negocio multimillonario, y su ritmo frenético agobia cada vez más, el papel del diseñador de moda cambia también. la típica pareja de diseñador-ejecutivo es cada vez más necesaria en la cúspide de una gran marca, y los creadores tienden cada vez más hacia el anonimato.

es una interesante reflexión y nos lleva a plantearnos cuál es el futuro de este negocio y sus mentes creativas. podeis leer el artículo aquí en su versión digital. :)

No hay comentarios: