martes, 21 de diciembre de 2010

if you ever go bananas for a dress

frío inhumano, cogelación casi extrema, pocas (muy pocas) horas de sueño, relojes que parecen no avanzar y una fila interminable de gente ansiosa y nerviosa.

no, no hablo de una guerra en el polo norte; hablo de lanvin, h&m, y de cómo sobrevivir a la estrella de las batallas: luchar por un vestido diseñado por alber elbaz y lograr salir ileso.

es todo un reto, no cabe duda. por ello se hace imprescindible un nuevo capítulo de...

GUÍA DE SUPERVIVENCIA PARA FASHIONISTAS. capítulo 4.


el arte de abordar la compra de un artículo procedente de una colaboración de un gran diseñador con h&m resulta, como mínimo, un proceso delicado y peligroso. se necesita preparación (física y mental), astucia, rapidez y una mente muy fría.

prepárese para un entrenamiento severo, pero eficiente...

paso 1: preparación
de la misma manera que uno no se adentra en la jungla sin mapa, usted no ha de entrar en la tienda sin conocer su objetivo. resulta imprescindible estudiar con escrutinio la colección previamente; cada vestido, cada camiseta, cada abrigo, cada accesorio...

valore y escoja sus opciones. memorice y retenga la imagen; esa prenda es su meta, recuérdelo.

así mismo es muy importante conocer su talla. vaya a la tienda, pruébese otras prendas y calcule qué talla va a perseguir. manténgalo en mente: no hay mayor drama que conseguir el vestido deseado y que éste no sea de su talla.

paso 2: la noche anterior
afróntelo, va a dormir unas horas escasas antes de entrar en batalla, así que dedíquese a disfrutar y a relajarse. vea una película, cene tranquilamente y bébase una tila... ah, y por supuesto ¡no se olvide de poner el despertador!

paso 3: el duro madrugar
tómese el tiempo que necesite, pero asegúrese de estar lista y fabulosa antes de las 5. resulta muy aconsejable llevar café consigo; créame, va a necesitarlo.



¿otros objetos de interés? cartas, videojuegos, un dispositivo con acceso a internet, música, revistas e incluso una superficie donde poder sentarse. recuerde que va a pasar mucho tiempo quita, sentada y sin nada que hacer.

finalmente coja el taxi (previamente pedido: obvio) y diríjase a la tienda. su vestido le espera.

paso 4: la espera
si es usted puntual en sus deberes, estará entre los primeros de la cola. ahora sólo queda esperar. mantenga un ojo en el reloj e intente divertirse; el humor es la única salida.

advertencia: es posible que se vea asaltada por curiosos o individuos alcoholizados que pregunten acerca del por qué de la cola u otras dudas. mantenga la compostura, intente disfrutar del espectáculo.


paso 5: el contratiempo
es posible que ciertas visiones alteren su estado nervioso, como la aparición de una rata a escasos metros de la cola. por favor, intente no salir huyendo de su puesto en la fila; esperar es lo único que le queda. desahóguese gritando.

paso 6: el desayuno
en un momento dado el personal de h&m se acercará a proporcionarle un apetitoso desayuno consistente en madgalenas y café autocalentable (si, autocalentable, ha oído bien). ¡ni se le ocurra rechazarlo! le dará energía, calor, y algo con lo que entretenerse.


si la bandeja del desayuno vuelve a pasar, que no le de vergüenza repetir. se puede permitir un capricho, al fin y al cabo.

mientras le irán dando pulseras que regulan el acceso a la colección por grupos. escuche las instrucciones con atención y empiece a mentalizarse; la entrada es inminente.

paso 7: el aplauso
cuando sea la hora punta, o casi, el equipo de h&m saldrá a darle la enhorabuena por la espera con un aplauso. ese es el pistoletazo de salida.

póngase en pie, agarre sus pertenencias, quítese los guantes y todo lo que le impida movilidad, y prepárese para entrar en la jungla.

paso 8: en el interior
una vez dentro de la tienda, le tocará esperar si no está usted en el primer turno. aproveche el tiempo y localice las prendas que va a adquirir. calcule su recorrido, establezca prioridades y mida el tiempo... pronto le tocará a usted y no tendrá un minuto que perder.

paso 9: su turno
una vez dentro del recinto tiene 10 minutos para localizar la prenda, escoger una única talla y salir de ahí con todo lo que se había propuesto.

con calma, y elegancia ante todo, coja los vestidos a por los que ha venido (y alguno más, si así lo desea). si no hay tallas no sufra, pídala. si le han prometido un buen stock, lo habrá. una vez tenga en su poder todo lo deseado, salga de la zona con aparente tranquilidad y serenidad.

paso 10: pruebe, descarte y escoja
una vez en los probadores, hay cero prisas. pruébese, mírese al espejo las veces que necesite, asegúrese de que es ese el que quiere. ¿le convence?

pues enhorabuena, ha sobrevivido usted y ha salido con el vestido de su vida bajo el brazo. ¡disfrútelo! :)

No hay comentarios: