martes, 16 de noviembre de 2010

uggly or not

señoras y señores, el mundo de la moda se encuentra dividido. y no estoy hablando de louboutin vs. blahnik o milán vs. parís... hablo de un debate mucho más serio: uggs sí vs. uggs no; un debate que está muy al día gracias a la colaboración de la marca australiana con jimmy choo.



estudiemos las dos posturas:

*anti-ugg:
botas ugg: dícese de la bota con la forma menos elaborada de la historia. redonda, y achatada, parece un après-ski pero en versión big foot. de forma poco favorecedora, es una bota de poca aplicabilidad en ciudad, insulta a todos los principios del chic, favorece la utilización del chandal (a lo paris hilton) y por lo tanto deberían usarse como mucho para estar por casa. no son cool, son, en el sentido más puro de la palabra: feas. además, la excusa de la comodidad quedó descartada hace tiempo... ¿¡cual será el próximo paso, las crocks!?

*pro-ugg:
botas ugg: dícese de la bota más cómoda del universo que permite andar por la calle como si tuvieras los pies envueltos en peluches. utlizables tanto en verano como en invierno, son una alternativa al frío polar (siempre y cuando no llueva). son combinables con todo tipo de ropa, y te permiten salir a la calle en esos crueles días invernales sin perder tu estilo. ¿y quién dijo que no son cool? ¡carrie bradshaw las llevaba en sexo en nueva york!

todos conocemos estas opiniones, y seguramente nos identifiquemos con una... pero intentemos ser objetivos.
no digo que sean comparables, pero ¿quién dice que las ugg no sean compatibles con los manolo's? yo siempre he defendido que la esencia del estilo está en el savoir-faire: saber qué llevar y cuando llevarlo.

es cierto que no parece tener ningún sentido llevar unas botas rellenas de borreguito cuando hace 20ºC, ni que las llevemos a diario bajo la excusa de la comodidad. hay millones de zapatos maravillosos en el mundo como para malgastar los pies con unas botas-yeti...

pero seamos realistas, tampoco tiene sentido ir en tacones a la universidad a diario, o estropear tus zapatos preferidos cuando nieva por la simple razón de que "debemos ir fabulosas".

hay que saber cuando, dónde y cómo: no podemos llevar unas ugg a cenar a un restaurante o para salir de fiesta, pero si el tiempo lo exige no parece quedar otra opción. y por supuesto, si te pones unas ugg, por favor, 'dress it up!'; es decir, que esa bota sea lo menos arreglado que lleves. échale imaginación y combínalas: las ugg nunca serán glamurosas pero no creo que estén reñidas con el chic.


al fin y al cabo, si carrie bradshaw puede, nosotros también. :)

2 comentarios:

Klaramente dijo...

Esto cada vez va a mejor.
Sigue adelante hermana!

Carmen Domingo dijo...

vi justo ayer ese capítulo y me fijé!!personalmente no me gustan demasiado...me ha encantado lo de "hay millones de zapatos maravillosos en el mundo como para malgastar los pies con unas botas-yeti..."
jajaj grande...