martes, 5 de octubre de 2010

the paris diaries: chapter two

A TASTE OF PARIS.
miércoles 29 de septiembre.
22:04
avenue gabriel, 8ème.

cielo gris: check. grandes avenidas repletas de turistas: check. gente con boina: check. no cabe duda, me encuentro en parís.

todo hay que decirlo, mi primer día aquí no ha sido especialmente digno de una fashionista. los desfiles previstos para hoy no eran accesibles (no se especificaba la dirección) así que he decidido aprovechar el que será, según parece, mi único día sin lluvia.

afortunadamente mi hogar de acogida se encuentra en un sitio privilegiado: en frente de los campos elíseos y a dos minutos a pie de la place de la concorde. por lo tanto, cámara al hombro, he caminado hasta las tuleries en busca del pabellón donde se celebran algunos de los desfiles más importantes.

una vez ubicada, he seguido mi paseo por la mítica rue saint-honoré donde todas las grandes boutiques tienen su sede. así que paseando recorrí todo el 1er arrondissement; no shopping, no photos, only walking.

de vuelta en los campos elíseos tuve que parar a comprar agua (al fin y al cabo llevaba más de dos horas andando/neambulando) donde me encontré a unos americanos fascinados con la maravilla parisina, lo más increíble que habían visto sus ojos: ¡se puede comprar cerveza en un kiosko! tuve que tomar asiento.


aproveché para ir hasta el puente de alejandro III, donde se encuentra uno de los pabellones en los que se celebran desfiles como el de vivienne westwood; esta mañana había desfilado allí guy laroche.

más tarde, y tras una comida de horario español acepté encantada acompañar a mi amiga maría al marais, el barrio judío, uno de las zonas que más me gustan de parís. mientras ella acudía a su clase de salsa yo decidí pasarme por el centre pompidou a cumplir una misión pendiente y ya de paso visitar su tienda de regalos y su librería, que para todos aquellos fans de los coffee-table-books como yo es muy recomendable.

media hora de inmersión y búsqueda después me decidí por un dvd (si, en una librería, lo sé...) de un documental sobre marc jacobs y louis vuitton hecho por loïc prigent, del cual os hablaré en otra ocasión. me quedé con ganas de comprar el ejemplar de v magazine con jacobs y gaga en portada (nota mental: volver).

con las compras hechas, paseé por el barrio, y para no perderme (algo habitual en el marais por sus calles totalmente irregulares) escogí una calle y la recorrí en línea recta. algo para destacar: una tiendecita vintage que yo desconocía (vintage bar, en el 16 de la rue de la verrerie). tenía una cantidad increíble de zapatos maravillosos de yves saint laurent o marc jacobs a precios como 195€. a parte había también ropa, bolsos, muchas joyas y un dependiente muy estrambótico... una visita obligée.

tras mi gran descubrimiento era el momento de una recompensa, así que me senté en una de las típicas terrazas parisinas que me prometía wifi gratis; evidentemente no había wifi gratis, o por lo menos obtenerlo no eran tan fácil como prometía. pretendía ponerme a escribir este diario acompañada de un café au lait, pero como aún no tenía bolígrafo me tuve que conformar con el café de 4,20 € (¡omg! siendo, en el sentido más literal, un café de cualquier esquina).


entonces tuve la gran suerte de que una belle fille con un estilo súper cool se sentó a mi lado. tras pensármelo 17 veces (aún sigo pasando mucha vergüenza cuando lo hago) le pedí una foto para el blog. resulta que ella también escribe un blog e iba a empezar a escribir para una web francesa muy conocida; como dirían los franceses: la classe... esta foto fue la manera perfecta de terminar el día.

conclusiones y resoluciones: en parís se palpa la tensión, y no sólo por las amenazas de bomba que obligan a desalojar la torre eiffel cada día. no sé si es porque estuve en una zona clave, pero algo se trama en el mundo de la moda y se nota. en la puerta de cada gran boutique hay aparcacoches y tantos mercedes benz con choffer que no se pueden contar con los dedos de una mano; todo el mundo parece ir con prisa y el aforo de las calles como saint-honoré ha aumentado por tres.

además, en las sedes de tiendas como la de comme des garçons en la place vendôme se concentran camiones de "decoración artística", y no es raro encontarse a mujeres con tacones de infarto y bolsos de céline saliendo del ritz o del crillon. hmm... ¡sospechoso!


y así, con estos claros indicios, comienza una fashion week. mañana: desfiles como los de zac posen, balmain y rick owens, más fotos, más moda y, al parecer, más lluvia. à demain. :)

No hay comentarios: