miércoles, 14 de abril de 2010

. . .

lo sé, esta última semana ha sido genial: sol, calor, terracitas, césped, bravas, manga corta... pero todos sabíamos que acabaría; como dice el refrán: en abril, aguas mil.

por lo general la lluvia es una mala noticia. la gente se encierra en sus casas y el valiente que se atreve a salir lo hace con un chubasquero largo, oscuro y plasticoso.

la lluvia (y la moda que la acompaña) es gris, fría, triste y muchas veces incómoda. sin embargo, yo propongo alejarnos de esa visión pesimista. todo tiene sus puntos buenos.





en vez de enfundarnos en chubasqueros imposibles y botas negras de pescadero, propongo divertirnos un poco con la lluvia (y no me refiero sólo a saltar en los charcos).

como ya os conté, estuve en italia durante semana santa. desgraciadamente para todos los turistas que estabamos allí, llovió bastante y con mucha intensidad; pero eso no me impedió salir a la calle y fotografiar cómo afrontan la lluvia los italianos.

entonces reparé en un detalle que hasta entonces había pasado por alto: la GRAN mayoría de los paraguas eran de puntos, y muchos de ellos de colores vivos y luminosos. y no sólo los paraguas, sino botas, chubasqueros, fundas... más y más puntos.

¿nueva tendencia? no lo se, pero algo tan pequeño y simple como los lunares aportaban un toque de alegría (y muchas veces de color) al cielo gris y nublado; y esa es sensación la que yo quiero trasladar a madrid.

la lluvia no debería ser una razón para dejar de lado el espíritu fashionista; el paraguas puede ser un accesorio más. es la excusa que necesitabamos para sacar a la calle los puntos verdes, fucsias, naranjas, amarillos...

son sólo detalles, pero al menos haremos frente a la lluvia de una manera estilosa y con humor. además hay una ventaja que no me podreis negar: al ver un paragüero, no os volvereis a equivocar y recoger el paraguas que no es vuestro, ¡todos los demás serán negros!

así que, en vez de 'en abril, aguas mil', yo propongo otra frase popular: al mal tiempo, buena cara. después de todo, la lluvia no durará para siempre. :)




dedicado a clara, que al grito de "¡PUNTOS!" me ayudó a fotografiar todos los lunares que veíamos para dedicarlos a este post.

No hay comentarios: